Preguntas Frecuentes

Preguntas y Respuestas sobre Hydrogen®

Porque el hidrógeno funciona como un fuerte antioxidante que ayuda a la eliminación de los radicales libres, minimizando el estrés oxidativo, el cual se ha convertido en causa principal de multitud de enfermedades y envejecimiento prematuro.

Además, debido a su mínimo tamaño (es el elemento más pequeño del universo), el hidrógeno penetra donde otros antioxidantes no pueden hacerlo, como en neuronas y en el núcleo de las células

Es recomendable beber entre 1 y 3 litros de cualquier agua al día. Aunque se recomienda que todo el consumo de agua que se haga sea hidrogenada, con un vaso al día ya estaríamos contribuyendo a la regulación de nuestro nivel de oxidación. 

Sí. El agua hidrogenada no cuenta con ninguna contraindicación. Su consumo nos ayuda a mantener un nivel adecuado de oxidación para gozar de una buena salud.

Sí. Simplemente debemos tener que presente que dicha agua debe ser cambiada al menos una vez al día, ya que tras seis horas la carga de hidrógeno comienza a eliminarse. En países como Japón se distribuye agua hidrogenada envasada especial para mascotas.

No. Cuando el agua comienza a hervir el hidrógeno se evapora, convirtiéndose en agua normal y perdiendo sus propiedades.

No hay ninguna contraindicación para su uso, pero debemos tener presente que tendríamos que calentar el agua sin que hierva. Solo así se mantendrá el hidrógeno y la carga eléctrica. 

Bebiendo una cantidad suficiente de agua hidrogenada al día, tendrá que valorar si merece la pena hacer las infusiones también con esta agua.

Sí. Para ello es necesario dejarla actuar unos minutos sobre la piel aplicándola directamente sobre nuestro cuerpo o con un paño. 

No. El agua no puede sobrecargarse de hidrógeno por mucho tiempo que mantengamos el agua hidrogenándose. El exceso, a partir del nivel de saturación, se evapora conforme se genera. Además, aunque consumiésemos altas dosis, nunca llegaríamos al máximo recomendado.

No. El problema surge cuando existe una falta de carga eléctrica negativa en nuestro cuerpo, ya que es entonces cuando se produce oxidación. El exceso de electrones se descarga a través de nuestra piel.

No. El problema es cuando falta carga eléctrica negativa. Cuando sobra, el exceso de electrones se descarga a través de nuestra piel. El problema es que nos descargamos demasiado, provocando oxidación.

El 2% del oxígeno que respiramos es convertido por nuestro organismo en oxígeno “malo” que oxida nuestro cuerpo. Son los llamados radicales libres. La forma en la que actúan es robando de nuestras células la carga eléctrica que necesita, enfermándolas o matándolas y produciéndose por tanto lo que conocemos como “oxidación”. Además, la mala alimentación, el estrés, la contaminación, y el propio paso de los años potencian esta problemática.

La forma en la que podemos solucionar esta oxidación es con una carga eléctrica antioxidante, que convertirá todo este oxígeno “malo” en oxígeno “bueno”.  

Cuando contamos con un alto nivel de oxidación en nuestro organismo, nuestro cuerpo deja de convertir el alimento en energía para evitar que la oxidación de nuestras células siga avanzando. Incluir una carga antioxidante de agua hidrogenada permitirá a nuestro organismo equilibrar los niveles de oxidación, permitiéndole convertir el alimento en energía y evitando que se convierta en grasa. 

El proceso por el que el alimento y la grasa de nuestro cuerpo son convertidos en energía implica un alto nivel de oxidación celular. Si contamos con una carga eléctrica antioxidante baja, nuestro organismo evitará este proceso de conversión de grasa en energía.

La carga antioxidante del agua hidrogenada bajará nuestro nivel de oxidación permitiendo a nuestro metabolismo convertir la grasa en energía. Al margen de esta ayuda, para perder grasa acumulada debemos quemar más calorías de las que ingerimos. 

No. El agua hidrogenada no tiene calorías.

Desde que comenzamos a tomar agua hidrogenada se pueden notar efectos como bienestar general, aumento de hidratación y energía, mejoras en la digestión y el descanso, etc. Otro tipo de efectos más destacados sólo se producirán tras semanas o meses tomando esta agua, cuando consigamos reducir los niveles de oxidación de nuestro organismo.

De 7 a 7.5, medio punto más que el agua corriente. El pH es una medida de alcalinidad o acidez de una sustancia, indicando la cantidad de iones que contiene. Aunque el agua hidrogenada no se cataloga como agua alcalina, contiene propiedades muy alicalinizantes, ya que combate la acidez de nuestro organismo al atacar la principal causa de esta, la oxidación.

No. El agua alcalina cuenta con gran cantidad de minerales disueltos y normalmente no cuenta con hidrógeno activo ni carga eléctrica. El agua ionizada alcalina sí que cuenta con un poco de hidrógeno y carga eléctrica antioxidante, aunque la mayor parte de la carga eléctrica se la dan los minerales ionizados, que no aportan carga antioxidante útil.

El elevado pH así como el exceso de minerales con los que cuenta este tipo de agua, la convierten en bebida no recomendable para tomar habitualmente y a largo plazo.

No. Existen aguas embotelladas con demasiados minerales. La recomendación pasa por usar agua con menos de 100 mg/l de residuo seco, lo que también equivale a menos de 100 ppm ó a menos de 150 mS/cm.

Sí. Este tipo de agua es ideal para usar con el hidrogenador, siempre que la depuradora funcione correctamente.

No. Solamente podemos usar Hydrogen con agua de mineralización muy débil y apta para el consumo humano.

Si. Podemos usar agua fría para su hidrogenización.

Sí. Simplemente debemos tener presente que debemos guardarla en botellas de cristal cerradas herméticamente y sin cámara de aire. Con ello conseguiremos que, mientras el agua se enfría, no pierda el hidrógeno.

Al beberla da la sensación de ser más ligera y atomizada, lo que cambia muy sutilmente el sabor.

No. Es por ello por lo que debemos utilizar agua de mineralización muy débil y apta para el consumo humano. Así protegeremos la máquina y sobre todo nuestra salud.

El agua con carga de hidrógeno mantiene sus propiedades antioxidantes de 6 a 8 horas, aunque si la mantenemos en una botella de cristal, con cierre hermético y llena completamente sin cámara de aire, se puede conservar indefinidamente.

Si mantenemos el agua en una botella completamente llena y sin cámara de aire, podemos agitarla sin que se produzca una pérdida de carga. Si por el contrario la botella no está en dichas condiciones perderá el hidrógeno.

La mejor forma de mantener el agua con su carga de hidrógeno es en una botella de cristal cerrada herméticamente y sin cámara de aire. Se puede conservar en casa o transportar sin que se pierda la carga de hidrógeno.

Sí. Cuando pierde la carga se convierte en agua normal y se puede volver a hidrogenar.

Sí. El agua alcanza su grado máximo de hidrógeno en 30 minutos. Todo el tiempo de más que la maquina esté funcionando no superará los niveles máximos de hidrógeno. Si el agua ya está saturada, el exceso de hidrógeno se evaporará.

Sí. Cuando acabe el ciclo que programemos de 10, 20 ó 30 minutos finalizará el modo de “generación de hidrógeno” y se quedará en “mantenimiento”. En este punto, se generarán menos burbujas, cuya función será reponer el hidrógeno que se va evaporando. Este modo se mantendrá hasta que saquemos la jarra y la volvamos a colocar.

Podemos programarla 30 minutos por la noche y estará perfectamente hidrogenada por la mañana.

Con 10 minutos ya tiene prácticamente toda la carga de hidrógeno y es lo ideal para beber al momento. Si por el contrario es para beberla más tarde, lo recomendable es que se hidrogene durante 20 o 30 minutos, ya que sus propiedades se mantendrán durante más tiempo.

No. El hidrógeno evaporado desde la jarra se mezcla con el aire y no es inflamable.

Significa potencial óxido-reductor y se mide en milivoltios, que pueden ser en positivo o en negativo. Cuando hablamos de “oxidado” es que tiene carga eléctrica positiva y roba electrones. Cuando hablamos de “reducido o antioxidante” significa que tiene carga eléctrica negativa y que dona electrones.

Sí. La fórmula del agua no cambia cuando se hidrogena, tan sólo cambia la manera en que se agrupan las moléculas. En el agua normal, dichas moléculas forman grupos de 12 a 14 moléculas de H2O. En el agua hidrogenada, se agrupa en racimos más pequeños, normalmente de 6, dando lugar a agua hexagonal. Cada grupo de 6 moléculas de H2O atrapa mediante un nexo iónico, una molécula de hidrógeno que transporta hasta nuestras células.

Sí. Esto es debido a que la carga eléctrica reagrupa los elementos de esta forma. Por otro lado, no siempre al agua hexagonal tiene carga eléctrica antioxidante, ya que se puede obtener agua hexagonal “activando” el agua por otros medios.

El agua que hay en la cubeta inferior mantiene mojado el electrodo de dicha zona. Es ahí donde se separan mediante electrólisis las moléculas de H2O en oxígeno e hidrógeno. El oxígeno se evapora y pasa al aire. El hidrógeno es atraído por el electrodo superior, atravesando la membrana que hay entre los electrodos e inyectándose al agua de la jarra.

A través de un tapón de silicona que hay en la parte trasera inferior de la máquina. Es importante que antes de transportarla la vaciemos, ya que en caso de no hacerlo, puede mojarse la máquina con el movimiento.

Cuando el depósito esté vacío puede volcar el hidrogenador con cuidado para vaciar la cubeta.

De  “resina de copoliester”, libre de Bisfenol A, cumpliendo con las normativas de calidad alimentaria.

De titanio recubierto de platino.

A pleno rendimiento es de sólo 24 vatios, como una bombilla de bajo consumo.

En Corea del Sur, con la más avanzada tecnología japonesa, dos de los países más avanzados del mundo en lo que a producción de agua hidrogenada respecta.

El equipo no tiene coste de mantenimiento, tan sólo se deben seguir las recomendaciones ofrecidas desde Hydrogen. Los electrodos tienen una duración aproximada de más de 5 años.

Puede fregarse con una esponja suave y jabón. No deben frotarse los electrodos, es decir, las partes metálicas de la base de la jarra.

La manera de limpiar los depósitos de cal en la jarra es iniciando el proceso de “cleaning”: llenamos la jarra de agua corriente y mantenemos pulsado el botón de encendido hasta que aparezca la palabra “cleaning” parpadeando y el número “15” en el programador de tiempo. Posteriormente se encenderán las luces de la jarra en color rojo, lo que significa que la máquina está generando oxígeno en lugar de hidrógeno. ES RECOMENDABLE NO BEBER ESTA AGUA.

También se puede hacer uso del ácido cítrico que viene con el equipo, tal y como se indica en el manual.

La duración aproximada es de 2 meses, aunque depende del uso que se haga del hidrogenador. El agua no hay que cambiarla, simplemente añadirle cuando se encienda el piloto indicador.

El periodo estimado (aunque también depende de su uso) es de 5 años aproximadamente. Una vez cambiado el dispositivo de electrodos, este tendrá una duración similar al inicial. Cuando se agotan los electrodos la máquina no permite su puesta en marcha.

Dos años de garantía contra todo defecto de fabricación. La garantía incluye el desplazamiento o los portes en todo el territorio español.

No. Los antioxidantes y vitaminas propios de los alimentos son necesarios al margen del consumo de agua hidrogenada.