Blog

23 AGO. 2017

DE LOS IONIZADORES TIPO KANGEN A LOS HIDROGENADORES

DE LOS IONIZADORES TIPO KANGEN A LOS HIDROGENADORES

Por José Fco. Soriano Guilabert

Importador de hidrogenadores en España desde 2011.

Desde que en 2007 el Dr. Shigeo Ohta publicara en la revista Nature Medicine que el hidrógeno es un antioxidante con “super poderes” se ha revolucionado el mercado del hidrógeno y por ende el de los hidrogenadores de agua.

Este gran descubrimiento ha puesto fin a la confusión que durante años hubo en torno a los ionizadores tipo “Kangen”, que unas veces obtenían grandes mejoras en la salud de sus usuarios pero otras tantas no. Estas máquinas, que se empezaron a comercializar en Japón en los años sesenta, hacen una electrólisis al agua y separan dos caudales, obteniendo para beber un agua muy alcalina y con abundantes minerales ionizados, propiedades que se pensó que eran las que le aportaban los beneficios. Pero nunca se pensó que pudiera ser por el hidrógeno, que generan de forma accidental y en concentraciones a veces insignificantes, dependiendo del tipo de agua empleada.

Ahora que se demuestra que los beneficios están únicamente en el hidrógeno, estos ionizadores quedan obsoletos, ya que aportan muy poca concentración respecto a los modernos hidrogenadores, diseñados pensando exclusivamente en el hidrógeno y con tecnologías impensables en el siglo pasado.

Y luego está su pH, que es extremadamente alto y fuera de los rangos recomendados. La “moda alcalina” se construyó con la falsa creencia de que el agua ionizada era buena por su pH alcalino y ha resultado que el efecto alcalinizante lo hace el hidrógeno al reducir la oxidación. Tomar antioxidantes es la mejor forma de alcalinizarnos, teniendo el mejor ejemplo en el limón, que gracias a su potencial antioxidante alcaliniza, aun siendo muy ácido.

En mi reciente visita a la Feria de Salud de Tokio pude ver que todas las empresas relacionadas con aguas hidrogenadas, que vi muchas, se desmarcaban de la “moda alcalina” y pregonaban su baja mineralización y su pH neutro, que intentan que no sobrepase el 7.36 de la sangre. Nuestro cuerpo no puede asimilar los minerales inorgánicos del agua, que son los que le suben el pH, asimilando solo los orgánicos de los alimentos. Además hay que pensar que a la sangre va lo ve bebemos y también lo que comemos, aportando un solo tomate más minerales que decenas de litros de agua y además, como hemos dicho, orgánicos.

Y por último, no hay que olvidar que los ionizadores tipo “Kangen” van conectados al agua del grifo, que en toda España es potable, pero que no está libre de contaminantes. El primer paso para obtener un agua con propiedades “extrasaludables” es que esté libre de metales pesados, nitratos, pesticidas, cloro, etc…, que en su conjunto solo la ósmosis inversa o la destilación pueden eliminar, por mucho que prometan los que defienden otro tipo de filtros.

Así que, tras 23 años de experiencia en tratamientos de agua y con más de 5 de experiencia en agua hidrogenada, en los que he visto en los comercios de Japón sustituir año a año los ionizadores por hidrogenadores, el agua que puedo recomendar es aquella de mineralización muy débil, con pH neutro, que esté libre de contaminantes y, por supuesto, con la máxima concentración de hidrógeno.

Elche, agosto de 2017

 De izquierda a derecha Tyler LeBaron, fundador del MHI (Instituto del Hidrogeno Molecular de EEUU) y José Francisco Soriano Guilabert en la Feria de la Salud de Tokio 2017

Descargar artículo https://drive.google.com/file/d/0B1KTQISeEz7OMWhHVHVScTJrd3M/view